Hace tiempo el Señor le dijo a Israel:
“Yo te he amado, pueblo mío, con un amor eterno.
Con amor inagotable te acerqué a mí.”

Jeremías 31:3

Dios te dice ahora Princesa “Yo te he amado, con un amor eterno. Con amor inagotable te acerqué a mí.” Desde muy pequeña me dijeron que viviera una relación con Dios, cuando era adolescente lo veía como tener una amistad con un amigo con el que podía conversar y saber de lo que era él y nada más.

Pero cuando fui creciendo y comencé a entender lo que era estar enamorada y a tener una relación con una persona a la cual le tienes un sentimiento especial, mi concepto de “Tener una relación con Dios” cambio totalmente, porque comencé a relacionar una relación de pareja con una relación con Dios.

¿Porque hice esto?

Porque entendí que Dios me amó desde antes de que yo naciera y que él tenía una historia de amor escrita conmigo, en la cual él como mí REY vino a rescatarme del dolor y la tristeza que vivía gracias al mundo; para después curar cada herida de mi corazón con su gracia, amor y gotas de sangre que derramo en la cruz.

Me viste antes de que naciera.
Cada día de mi vida estaba registrado en tu libro.
Cada momento fue diseñado
antes de que un solo día pasara.

Salmos 139:16

La forma en que me rescato, y el sacrificio de amor que él hizo en la cruz por mis pecados, solo fue para enamorarme y ENAMORARTE. Al estar enamorada de él y saber que soy cuidada por él las cosas cambian, empieza a nacer un Romance Vertical; donde Dios te empieza a mostrar sus maravillas, su protección, su planes para bien contigo y a decirte que eres su todo… como cuando un novio te escribe cartas, te engríe, te dice lo especial que eres para él y te demuestra su amor con actos.

“…Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta.”

Romanos 12:2

Y nosotros hemos llegado a saber y creer que Dios nos ama. Dios es amor. El que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él.

1 Juan 4:16

Si, como dice este último versículo Dios permanece con nosotros, así comenzamos a ver su mano en todas nuestras dificultades, su fortaleza en nuestra debilidad y a darnos todo lo que necesitamos como Padre que es. Pero una relación no solo se basa en lo que hace una persona por la otra, sino en lo que hacen ambos. Nosotras debemos también comenzarlo a buscar,como lo hacia Daniel que lo busca de mañana, tarde y noche. Debemos leer su palabra todos los días para llenarnos de su Espíritu Santo, y orar que es hablar con Dios con toda confianza para así abrirle nuestro corazón y contarle lo que pensamos, sentimos y deseamos…. así comenzamos a tener un ROMANCE ETERNO.

Dios conoce todo de nosotras y solo espera como todo un caballero que le abramos la puerta de nuestra vida para que nos lleve de gloria en gloria y nos enseñe de su amor infinito.

Vive cada día este ROMANCE ETERNO, el cual es una aventura llena de batallas donde estas acompañada de un Rey con un amor incomparable para ti.

Con amor,

Mayra Alejandra Narváez

One thought on “Un Romance Vertical

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *